¿Conoces el efecto Pinocho en la moda?

28.09.2021

Esto no te lo esperas, un contenido sabroso, diferente, una foto espectacular, un hombre con el que te gustaría tomar un café, una mujer a la que te gustaría invitar a comer.  Esto es lo que sucede cuando....

La diferencia viene marcada para darte a conocer detalles de la moda que nunca antes te han contado: Ser demasiado discretos con las palabras, y tener la precaución de no bajar las ventas de este sector. Beneficia al sector pero no al consumidor.

De pequeños nos enseñaban a mentir, y aceptarla como algo normal. Todos hemos recibido esa enseñanza, aceptar la mentira como algo natural, para coger experiencia y hacer uso de ella, como cuando tu padre o tu madre, te decían que no había caramelos en la tienda, o que no había talla del pantalón que te gustaba. Recurrían a la mentira para no comprar los caramelos, o el pantalón, en vez de decir, clara y llanamente no te los compro. Porque no puedo, o porque no me apetece, porque tienes demasiados pantalones.

Ahora nos venden las prendas con estrategias de venta donde no se dice toda la verdad. Por poner un ejemplo, como que "fulana" o "meganita", que pertenece a la familia tal y cual, lleva puesto el vestido de esta marca. Y puede que a ella la paguen para que el fotógrafo la capte en ese instante, ese día, y esa hora, en la que lleva la prenda de X marca. ¿Saben realmente la agenda de estos famosos, para captarles siempre en el momento de ir vestid@ con esa marca?

Las marcas nos utilizan, y con ello hacen uso nuestro dinero, conocen tu reacción, que no es otra que el impulso de comprar la prenda desde tu ordenador, no te dirijas a la tienda, que tardas más, porque te anuncian que se van agotar ¡Qué te des prisa, que te quedas sin ella! Y tú, te crees el farol. ¿Cómo van a saber el stock de una tienda? ¿Las tallas que les quedan? ¿Los colores de los que disponen? O puede ser, que necesiten deshacerse el stock, contigo, con el otro, y el de más allá. Puede ser cierto o no. La duda existe. 

Ahí no termina todo, una vez que has adquirido esa prenda, tú, consumidor, vas a encargarte de hacer una labor que no tiene precio, que es hacer viral entre tus amigos esa marca en tus redes sociales. La marca ha empezado hacer ring, ring, caja, contigo. Porque tú haces el papel de influencer entre tus amigos, compañeros de trabajo, y hasta cuando vas andando por la calle.

Es increíble como engatusan al consumidor. Te crees las "mentiras" como cuando tu papá o mamá hacían lo mismo, pero sin tantos medios de comunicación. Esa "mentira" bien diseñada seduce al consumidor. Al listo lo vuelven tonto, y al rico confiado.

El marketing emocional del que hablan tanto, ahora solo tienes tres segundos para que reparen en tu producto, sino pasan al siguiente. Vivimos en un estado de aceleración constante. No somos conscientes de que nuestra economía se mueve en el sentido del marketing emocional.

Nunca decir toda la verdad, fue tan productivo y necesario, para aumentar los beneficios de las marcas.

Mañana: ¿Cuál va a ser la marca que te va a seducir disfrazada de verdad? Si tú consumidor has dado más de tres segundos para que capten tu atención, no crees que deberías de tomarte un tiempo para pensar hasta donde es verdad lo que te cuentan. Y luego dicen esa frase de "con nuestro dinero no se juega". Con las campañas que hacen, no es que jueguen con tu dinero, es que disponen de el, sin darte cuenta. Simplemente haciendo uso de tus emociones para provocar el impulso de compra.

Una estrategia bien diseñada es una provocación de compra. Se componen de dos elementos: Imagen y palabras. Así de sencillo.  

google-site-verification=3RH7v-yOfo92hFCGyJ9uQ1nFoyhH3Rn_ciPoEIGRjsk =ra-614b34b0b4b316b9