La pasarela de la calle

04.11.2021

Esta es la pasarela que nos indica el índice de atención que se prestan a las tendencias y a la moda las mujeres y hombres a su paso por la calle....

Por su forma de vestir podemos llegar a saber a donde se dirigen. Nos desvela mucha información.

Vamos a lo que vamos. He observado que las mujeres son unas grandes seguidoras de las tendencias. No se pierden una. Las mujeres son diversas, no tienen un patrón establecido como un código en serie.

¿Por qué será que en las mujeres llevando una misma prenda, con estilos diferentes hace parecer otra prenda? Supongo que es por el cuerpo y sus formas. 

La alta costura nos propone la minifalda durante el día. Las minifaldas llevadas con botas de pirata. Es una de las tendencias que ha salido a la calle, y se acepta de buen gusto, entre otras tendencias.

Mucha bota de militar, bota cawboy, y veo poco zapato de tacón alto. Las féminas marcan el paso con poca altura. Se apuesta por la comodidad sin perder el estilo y la gracia al andar. Parece que la mayoría de los diseñadores proponen un calzado muy funcional y cómodo.

En cambio, en los hombres no existen muchas variaciones. Por ejemplo, cuando llevan traje, a pesar de tener diferente complexión, parece como un patrón determinado por una cultura que les hace llevar el traje con una serie de parámetros estipulados. Algunos hombres llevan los trajes con los mismos errores culturales. En la forma de llevar el traje se puede adivinar el nivel de una persona, y su nacionalidad. Parece increíble, pero es cierto.

El traje se sigue utilizando para acudir a trabajar, es una tradición, se ve a muchos hombres portando esta indumentaria de sota, caballo y rey. Pero...cada hombre lo lleva de diferente manera, a pesar de estar compuesto por algo tan sencillo como es un pantalón, una chaqueta, y una corbata. El trabajo no es tan sencillo como parece, hay que saber combinar estas tres piezas con sus accesorios.

Por ejemplo, el traje cruzado que tiene sus propias normas, del que tanto hacen uso los británicos, estuvo durante temporadas old fashion, menos para los ingleses conservadores que siguen acudiendo a su sastrería para hacerlos a medida, se sigue manteniendo esta tendencia, a pesar de que en el resto del mundo su uso se vio reducido. Ahora vuelve a ponerse de moda.

No se puede llevar un traje de corte italiano con un zapato con borlas, como he visto en la calle. Primero porque en Italia, lo ven de afeminado, tu identidad masculina se reduce un tanto por ciento, esto no lo dicen abiertamente los italianos, pero lo piensan. Cuidan mucho la imagen del zapato a la hora de llevar el traje. Se trata de que la caída del pantalón deje protagonismo al zapato.

El 90% de los españoles no conoce la conducta de llevar un traje. Para saber llevar el traje, ya sea, de corte italiano, ingles, o de sastre, tienen que aprender la conducta de saber llevarlo.

La moda nos obliga a trabajar la imagen. Es más difícil vestir o trabajar la imagen de un hombre que la de una mujer. Os preguntaréis ¿Por qué? Muy sencillo, porque en la mujer hay más opciones, más estilos, con los que jugar con la imagen. Las posibilidades para los hombres de cambios de imagen, y transformación es más reducida. Muchas veces lo más sencillo, es lo más complicado.  

google-site-verification=3RH7v-yOfo92hFCGyJ9uQ1nFoyhH3Rn_ciPoEIGRjsk =ra-614b34b0b4b316b9